FUEGOS EXPERIMENTALES, SU IMPORTANCIA EN EL AVANCE DEL CONOCIMIENTO SOBRE LOS INCENDIOS FORESTALES Y LA GESTIÓN DE LOS FUEGOS FORESTALES.

El escenario en el que se desenvuelven las decisiones tanto de organización y planificación de la defensa en el territorio, como en lo relacionado con la supresión de los incendios es complejo. En efecto, las respuestas operacionales en el marco de las estrategias de extinción, se conforman como un conjunto de acciones en el espacio y en el tiempo, basadas en expectativas de comportamiento del fuego. Expectativas que han ser analizadas y priorizadas barajando numerosas variables, de las que la información que de ellas se puede disponer en los momento de la planificación, no sólo no es completa, sino que pueden estar rodeadas de incertidumbre.

La dinámica del comportamiento del fuego, entendiendo ésta como la caracterización del movimiento y desplazamiento del frente de fuego a través de una superficie ocupada por vegetación sujeta a procesos de combustión, con emisión de energía y retroalimentando los esfuerzos de la propagación, viene siendo investigada desde la mitad del siglo XX hasta nuestro días. Estas investigaciones son muy complejas, y con vistas a encontrar soluciones capaces de predecir el movimiento de las llamas y su potencial de consumo, es necesario seleccionar variables principales con el fin de reducir las dificultades de la modelización y de sus cálculos. Con todo y con ello, los modelos físicos, empíricos y semiempíricos generados, han supuesto importantes logros en el avance del conocimiento, con aplicaciones variadas desde las propias estrategias operacionales de extinción, como las relacionadas con la ordenación del combustibles forestal y gestión del fuego prescrito. Si bien hay que congratularse de estos avances científicos, aún quedan innumerables cuestiones no resueltas, que obligan a trabajar con enorme respeto y precaución en el entorno de las líneas de fuego.

De los avances en este tipo de investigaciones, dependen líneas de trabajo decisivas en la elaboración y desarrollo de los programas de defensa y protección del paisaje contra incendios forestales, tales como la gestión de los combustibles, la identificación de oportunidades de extinción acorde con las capacidades operacionales de los medios disponibles, la determinación y asignación eficiente de los presupuestos en el paisaje forestal, así como la priorización defensiva de los asentamientos poblacionales en zonas de carácter urbano-forestal, entre otros. Anualmente se registran incendios forestales con diferentes características, tanto en los grados de severidad que manifiestan, como en las intensidades que las propagaciones desarrollan. Aparentemente se podría caer en la simplificación de pensar que cada escenario de propagación en campaña de incendios, ofrece oportunidades para el incremento del conocimiento, así como de las capacidades y habilidades en las acciones de supresión.

Reconociendo, sin lugar a dudas, que la capitalización de las experiencias en las operaciones de extinción, ofrece una muy necesaria vía para la objetivización de las realidades vividas y de las decisiones adoptadas para alcanzar la estabilización, control y extinción final, es igualmente importante afirmar que desde la perspectiva de la profundización del conocimiento de la dinámica del comportamiento del fuego, el monitoreo del fuego realizado directamente sobre el crecimiento del perímetro de un determinado incendio, es realmente complejo por las dimensiones de las propagaciones, por las limitaciones que imponen las acciones de combate y por los condicionantes de la seguridad. Ante estas circunstancias, más allá de datos promedio obtenidos por observación directa del avance de las líneas de fuego, resulta además de dificultoso, imprecisa la información que se obtiene, y la mayoría de las veces, ésta es lograda en base a la captura del recuerdo que los actores mantienen de la vivencias operacionales.

Aunque la dilatada experiencia española en materia de defensa contra incendios forestales, es consecuencia de esfuerzo, estudio, tesón, sacrificios y una inmensa motivación por alcanzar de forma continuada, mayor calidad y eficiencia en los resultados operacionales dirigidos hacia la supresión de los incendios, no se puede dejar el avance del conocimiento a expensas de la acumulación de vivencias y experiencias operacionales. Es más, en los escenarios tácticos de las operaciones de extinción, no existe distribución espacializada de sensores que permitan la toma de datos de las variables explicativas, implicando ello una carencia importante de información acerca del comportamiento de esta variables.

Ante estas importantes limitaciones, la solución pasa por complementar el aprendizaje por capitalización de las experiencias, mediante el diseño y la realización de fuegos experimentales. Estos fuegos son previamente planificados y dirigidos al estudio de un determinado conjunto de factores que, relacionados con las variables que caracterizan el dinamismo de la propagación, proporcionan información de relieve para obtener algoritmos que ayudan a modelizar la predicción del comportamiento y sus efectos en diferentes escenarios de combustibilidad y de influencia meteorológica. Las dimensiones de los experimentos van en relación directa con los objetivos de las investigaciones; a veces se requieren fuegos de evolución libre en superficies adecuadamente perimetradas por líneas incombustibles de algunas hectáreas (de 1 a 4), y complementariamente se refuerzan las investigaciones con ensayos en túneles de fuego o en maquetas de reducida superficie. Los resultados que se obtienen de estas experimentaciones son trascendentes y ayudan a interpretar el movimiento de las llamas, las formaciones helicoidales de las propagaciones en cabeza, los efectos de transmisión energética entre el piso superficial y el superior caracterizado por el dosel arbóreo, las inflamaciones e igniciones consecutivas y escalonadas, así como los rangos térmicos y las velocidades de avance, entre otras características y efectos.

 

Foto1: Medición radiométrica de los flujos de energía procedentes de la línea de fuego y evaluación de la resistividad de las líneas preventivas de defensa

Históricamente la realización de fuegos experimentales, ha sido una actividad muy limitada, cuando no incomprendida por la administración forestal y por consiguiente no autorizada. Los antecedentes y los resultados obtenidos por investigaciones desarrolladas a partir de fuegos experimentales realizados por investigadores en colaboración con los servicios forestales, como son las experiencias en Estados Unidos, Canadá y Australia a lo largo de lo últimos cincuenta años, ha permitido el disponer de referencias que en el caso de España están ayudando a concienciar a las administraciones forestales de las CCAA, a seguir este ejemplo y facilitar nos solo autorizaciones, sino también a prestar una importante colaboración tanto en la preparación de las parcelas de experimentación, como en la realización de los fuegos experimentales. Aquellas administraciones con responsabilidades en la prevención y extinción, que ya han iniciado esta importante andadura y colaboración, están recibiendo una muy importante retroalimentación de carácter formativo, con indiscutibles ventajas en el adiestramiento del personal profesional adscrito a los dispositivos de extinción.

En el contexto de recientes proyectos de investigación financiados con fondos de la Administración del Estado, tales como INFOCOPAS y GEPRIF (RTA2009 y RTA2014, INIA), se ha iniciado esta importante actividad de materialización de fuegos experimentales. En dicho marco de apoyo presupuestario, se han realizado fuegos experimentales con diferentes objetivos. Desde fuegos de matorrales, hasta fuegos de masas arboladas, con enfoques de baja, moderada o alta intensidad, con prescripción en su propagación o en evolución libre. Siempre sujetos a una densa sensorización y monitoreo de parámetros con el fin de aplicar el método científico a los procesos de combustión en coberturas vegetales del paisaje forestal.

Por establecer un hito importante en el comienzo de estas actividades, conviene citar el fuego experimental realizado en el monte de Las Traviesas (Córdoba) en mayo del año 2012, en el que por primera vez se realizó en ecosistemas mediterráneos, un estudio y monitoreo de la propagación del fuego a través de las copas de los árboles. Dicho fuego experimental fue realizado en el marco de los objetivos del proyecto INFOCOPAS, participando los equipos de investigadores adscritos al mismo (Laboratorio del Fuego del INIA, Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán de la Xunta de Galicia y Laboratorio de Incendios Forestales de la Universidad de Córdoba) y la colaboración del Plan INFOCA de la Junta de Andalucía (Centros Operativos Regional y Provincial de Córdoba). Los resultados de dichos experimento fueron publicados en la revista Forest System en 2017, la consulta del mismo se puede realizar en la dirección (http://revistas.inia.es/index.php/fs/article/view/10652).

Artículo Fuego Experimental “Las Traviesas”

La continuidad en el desarrollo de los fuegos experimentales se ha materializado en el proyecto nacional iniciado en septiembre de 2015 denominado GEPRIF: “REDUCCIÓN DE LA SEVERIDAD DEL FUEGO MEDIANTE NUEVAS HERRAMIENTAS Y TECNOLOGÍAS EN LA GESTIÓN INTEGRADA DE LA PROTECCIÓN CONTRA LOS INCENDIOS FORESTALES”

Información sobre el proyecto de investigación nacional GEPRIF

El proyecto GEPRIF, parte de la hipótesis de que la severidad del fuego, entendida como la magnitud de los efectos del fuego sobre un ecosistema, es un aspecto clave a tener en cuenta en la planificación de las estrategias de gestión dirigidas a la protección contra incendios: prevención, extinción y restauración, y sus interrelaciones. En consecuencia, a lo largo de dicho proyecto, se están desarrollando metodologías, herramientas y tecnologías de gestión y planificación del paisaje para reducir el impacto de los incendios, aplicables tanto antes, como durante y después del fuego. Para obtener información de base y estudiar el comportamiento de las variables, se vienen realizando fuegos experimentales con diferentes características y objetivos. En la actualidad ya se dispone de importantes resultados a raíz de los fuegos experimentales (con evolución libre de alta intensidad y fuegos prescritos) realizados por los diferentes equipos que componen el proyecto (Universidad de Santiago, Laboratorio del Fuego del INIA, Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán de la Xunta de Galicia, Universidad de Castilla-La Mancha, Laboratorio de Incendios Forestales de la Universidad de Córdoba, y la empresa Agresta).

Concretamente el Laboratorio de Incendios Forestales de la Universidad de Córdoba (LABIF-UCO), ha realizado un total de siete fuegos experimentales de alta intensidad en diferentes escenarios vegetales (matorrales, matorrales con masa arbolada de pinar, matorrales con masa arbolada de alcornocal). Los objetivos principales de dichos fuegos experimentales han sido los siguientes:

  • Estudio de los procesos de transición del fuego de superficie hacia el dosel arbóreo
  • Estudio y caracterización de la propagación del fuego a través de las copas
  • Medición radiométrica de los flujos de energía procedentes de las llamas y su efecto en los bordes de las líneas preventivas de defensa
  • Estudio de la resistividad de las líneas cortafuegos
  • Estudio y modelización de soluciones preventivas en relación con la ordenación espacial de los combustibles forestales
  • Estudio de los efectos de la columna convectiva en el dosel arbóreo
  • Estudio de los efectos del viento ante diferentes perfiles verticales y gradientes derivados de los combustibles forestales
  • Estudio de las succiones de masas de aire por efecto de la propagación del fuego
  • Efecto de las propagaciones en las bandas colindantes y fajas auxiliares en relación con la seguridad operacional de los combatientes

 

Foto2: Detalle del momento inicial de la propagación a copas en el fuego experimental “Las Traviesas”

Los fuegos experimentales realizados han sido los siguientes:

  • Fuego experimental ” Huesa” mayo de 2016 (Jaén)
  • Fuego experimental “El Cinchado” mayo de 2016 (Cádiz)
  • Fuego experimental “Los Boquerones” mayo de 2017 (Córdoba)
  • Fuego experimental “El Cinchado” mayo de 2017 (Cádiz)
  • Fuego Experimental “Rabanales” septiembre 2017 (Córdoba)
  • Fuego experimental “Los Boquerones” mayo de 2018 (Córdoba)
  • Fuego experimental “Huesa” mayo de 2018 (Jaén)

Todos los fuegos experimentales indicados anteriormente, fueron monitoreados y grabados tanto con cámaras en visible como en infrarrojo. Un video resumen de cada uno de los fuegos experimentales, así como del fuego experimental de “Las Traviesas” anteriormente mencionado, puede ser visionado en el canal Youtube del Laboratorio de Incendios Forestales de la Universidad de Córdoba (LABIF-UCO):

www.franciscorodriguezysilva.com

Canal Youtube LABIF-UCO

En la actualidad se están realizando los estudios finales derivados de los resultados y mediciones registradas en cada uno de los fuegos experimentales indicados. Consecuencias de las investigaciones son la modelización de la predicción de la velocidad de propagación a través de las copas en ecosistemas mediterráneos, la generación de recomendaciones técnicas en la ordenación del combustible forestal y el diseño de líneas preventivas de defensa, así como la evaluación de oportunidades de extinción, en términos de seguridad para los combatientes y rendimientos operacionales.

Estas investigaciones en curso y las que serán iniciadas en el reciente proyecto nacional aprobado VISA4FIRE (RTA2017, INIA), con los mismos equipos integrantes del proyecto GEPRIF, permitirá mejora los resultados obtenidos y seguir avanzando en el mejor conocimiento del complejo mundo de las propagaciones del fuego en los paisaje forestales.

No quiero cerrar este blog informativo, si dejar de agradecer a las administraciones forestales, las ayudas y colaboraciones que en el desarrollo de estas actividades vienen prestando. Con una muy especial mención de gratitud al Plan INFOCA de la Junta de Andalucía, por su apoyo en la iniciativas de investigación, permanente ayuda y colaboración logística y ejecutiva en la realización de estos fuegos experimentales, a través de los Centros Operativos Regional y Provinciales de Córdoba, Jaén, Almería y Cádiz.

2018-09-20T22:30:19+00:00

About the Author:

Hola, me llamo Francisco Rodríguez y Silva, soy Dr. Ingeniero de Montes, Máster en Economía Aplicada y Máster en Investigación en Economía, amplié estudios de especialización en incendios forestales en la Forest Technology School (Albert Forest Service, Canadá, 1993).

Leave A Comment